miércoles, 8 de julio de 2015

Cuando ya sea tarde

No vengas a pedir perdón, ni a pedir otra oportunidad,
cuando ya sea tarde no vuelvas.
No vengas a decir que cambiarás, ni a pedir hablar
cuando ya sea tarde no habrá más.
No digas que no te habías dado cuenta,
ni que no sabías que eso molestaba hasta doler
cuando ya sea tarde no servirá.

Llega un momento en el que ya no hay marcha atrás
el punto de no retorno, el punto en el que ya nada será igual,
el punto en el que ya es tarde para todo...

1 comentario:

  1. Ni tan tarde para comentar... ¡Larga vida Verónica!

    ResponderEliminar